25 de Mayo 158, subsuelo, oficina 11A
Atención de lunes a viErnes de 10 a 18 horas
011-4342-4066

FOTOTERAPIA

El Fotorrejuvenecimiento IPL Facial es un tratamiento no-invasivo de toda la cara, cuello, escote y dorso de manos, en los que se emplean una Fuente de Luz Pulsada Intensa - IPL de banda ancha que permite la resolución efectiva del eritema y enrojecimiento facial, así como la consecución de una mejoría visible de la piel con signos de fotoenvejecimiento.

Por regla general y para conseguir unos resultados optimizados, se realiza una serie de cinco o más tratamientos a intervalos de tres semanas. Se seleccionan unos parámetros específicos de tratamiento con el objetivo de evitar que el paciente se vea obligado a tener un periodo de convalecencia a consecuencia a los tratamientos.

  • Es verdaderamente efectivo y capaz de tratar el eritema y el flushing de la cara, del cuello y del pecho. El resurfacing con láser, los peelings químicos y la microdermoabrasión, no resultan eficaces y, de hecho, pueden en algunos casos agravar los síntomas.
  • Se puede apreciar una mejoría importante sin periodo de convalecencia o recuperación del paciente.
  • Es seguro, con un mínimo riesgo de cicatrices o efectos adversos.
  • Los tratamientos son rápidos y fáciles para los pacientes. Normalmente no se precisa anestesia. En la mayor parte de los pacientes se puede tratar toda la cara entre 15 y 20 minutos.
  • Es una alternativa al paciente que desea mejorar el aspecto de la piel pero que no desea tener ningún periodo de recuperación, ni tampoco las molestias o los riesgos del resurfacing con láser, o para aquellos pacientes que no son candidatos al resurfacing.
  • Mínimo riesgo de lesión ocular al contrario de lo que sucede en los tratamientos de luz de láser.
  • Pueden emplearse con total seguridad en piel no facial, permitiendo el tratamiento de zonas como el cuello y el escote.

Las siguientes indicaciones son algunas de las aplicaciones en las cuales se puede emplear el tratamiento IPL Facial:

  • Eritema, especialmente de la cara, cuello y escote .
  • Enrojecimiento emocional de la cara.
  • Rosácea.
  • Fotoenvejecimiento o daño solar de la piel.
  • Problemas de pigmentación.
  • Piel desgastada o con aspecto áspero y poros grandes.
  • Daño solar no facial.
  • Las cicatrices del acné.
  • Como procedimiento adyuvante para los pacientes que se van a someter a un lifting quirúrgico de la cara o del cuello, a un tratamiento de resurfacing con láser, a un peeling químico o a microdermoabrasión facial.
  • Como tratamiento concomitante a las infiltraciones de materiales de relleno o toxina botulínica.
  • Como tratamiento para recuperar la frescura de la piel.